María Antonieta: Cómo pasar un buen cumpleaños

por María Antonieta Collins

Me pasa cada segunda semana de mayo cuando sufro de lo lindo porque me la vivo planeando un cumpleaños inolvidable… y finalmente me tengo que dar por vencida porque éste transcurre como menos lo he querido y entonces me repito, "el año entrante será''. Algo en lo que está de acuerdo mi amiga Laura García, con quien comparto el mismo día de nacimiento, (por supuesto, ella muchos años después que yo).

El asunto es que festejar la llegada de un año más se convierte con el tiempo en algo digno de un complot. Si no hace uno una fiesta, malo. Peor aún si la hace, porque nunca va a quedar bien.

El martirio empieza con la lista de invitados, ya que ignoramos que durante los 364 días anteriores muchos se han peleado, entonces invitarlos a que le canten a una el Happy Birthday es como convocar un ¡20 de mayo!

Fulana y Fulanita no se llevan, Perengano y Zutano tampoco, y otros más tienen a unos cuantos en su lista negra por lo que amenazan con no venir y convertir el fandango en algo tan vacío como el entierro de un difunto anónimo, ah, y faltan aquellos a quienes olvidamos invitar y que se ofenden al grado de no volvernos a dirigir la palabra.

¿Y qué tal con los que ni siquiera recuerdan la fastuosa fecha aunque debieran hacerlo porque en ese momento son parte de nuestra vida? Laura trae al presente un viejo recuerdo. Eran tres invitados a comer en mi cumpleaños, además del personaje en cuestión que estaba a mi lado.

"¿Recuerdas que cuando vino la cuenta ni siquiera se molestó en fingir que iba a pagarla y se quedó de lo más tranquilo viendo como tú lo hacías, y cuando le preguntamos, ¿Y qué le regalaste? Muy campante se volteó a decirte: `Mami, tu regalo ya viene'. Y por supuesto que ni una sola flor viste llegar''.

Ahora ambas reímos a carcajadas pero entonces fue tan frustrante que decidí que nunca más dependería de nadie para pasar bien el día en que mi calendario personal cambia de página.

Ahora hago lo que se me viene en gana. Reúno a los amigos que me quieren y nos vamos a comer y a reírnos. A fin de cuentas la del cumpleaños soy yo.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ecumple