Celebrando con Títeres

¿Quién diría que una prenda de vestir como lo es una media o calcetín podría asegurarnos tantas horas de juego, fantasía e ilusión? Es maravilloso poder disfrutar un buen espectáculo de títeres y más cuando nos entretenemos en familia junto a nuestros pequeños.

Los títeres son más que simples muñequitos a los cuales les prestamos nuestras voces para contar historias. Su origen es muy antiguo, Aristóteles habló de ellos, pero no fue hasta 1795 cuando cobraron real popularidad gracias al dentista francés Laurent Mourguet quien los utilizaba para entretener a sus pacientes y hacerles olvidar el dolor durante las consultas. 

Interacción entre los niños y los títeres.

Un títere es un juguete versátil, y más que un juguete, es una herramienta de socialización recomendada para todas las edades, incluyendo bebés.

Las representaciones con títeres facilitan la estimulación verbal del infante, sirven también como medio de interacción entre los diferentes participantes que dan vida a los personajes, en especial a reforzar los vínculos entre padres e hijos cuando participan juntos en este proceso. Sirven también para descubrir temores o frustraciones que invaden a nuestros peques, ya que como son los muñecos los que hablan, es normal que los niños se sientan más seguros para expresarse con mayor libertad, ya que no se ven a ellos mismos como responsables de los diálogos emitidos. Lo importante es que los niños se sientan identificados con los personajes, aprendan a usar el teatro como medio de expresión y que al final de cada historia les quede una enseñanza valiosa para forjar ese carácter que los va moldeando como individuos.

Crea un mundo de magia.

¡Qué no falte un espectáculo de títeres en la próxima fiesta de cumple de tu hij@! Es una actividad fantástica. Los niños se divertirán creando personajes y colaborarán desde la fase de fabricación hasta la puesta en escena de la historia.

Lo mejor de todo, puedes adaptar los protagonistas de acuerdo al motivo de la fiesta. Por ejemplo, si el cumple es de carros, puedes entonces hacer una historia en la cual los niños aprendan la importancia de respetar las señales de tránsito. Si es de animales, entonces olvides crear al veterinario que les explicará a los niños cómo cuidar bien a sus mascotas.

¿Cuáles materiales son imprescindibles para fabricar un títere?

Podemos hacer títeres muy sencillos, el más fácil lo obtenemos pintando con témpera una bolsa de papel. El más común de los títeres caseros es el de calcetín o media. Toma un calcetín viejo y limpio, cósele  botones para hacer ojos y una nariz, pega un pedazo de la tela roja para hacer la boca. Puedes decorar agregando hilo de lana para el pelo o un lacito como corbatín.  Otra opción sería hacer títeres para los dedos: Corta los dedos a un guante viejo, dibuja caritas en los dedos con marcadores y vístelos a tu gusto pegándoles trocitos de tela.

Ya sabes, a celebrar con títeres, a dejar que nuestros hijos desarrollen su creatividad, capacidad de improvisación e ingenio, contando historias que refuercen valores positivos en ellos, que a la larga son el mejor alimento para su autoestima.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ecumple