¡Celebremos el Día de Papá!

Por Carla Collado

Dijera alguna vez un humanista y filósofo español llamado Juan Luis Vives: ¡Cuán grande riqueza es, aun entre los pobres, el ser hijo de buen padre! Riqueza invaluable, no hay duda alguna. Entonces, a manera de agradecimiento por ser premiados con la dicha de tener con vida, al símbolo de la fortaleza y la unión familiar… ¡Celebremos el Día de Papá!

Se acerca, la fecha especial para consentir a ¨papá¨, ¨papito¨, ¨papi¨, ¨mi viejo¨, ¨buelo¨, como quieras llamarle… Así que desde ya, vamos a planear cómo lo celebraremos poniendo todo de nuestra parte, para otorgarle un día de recuerdos memorables. Lo primero, que deberás hacer es ponerte en complicidad con el resto de la familia, para organizar una sorpresa o un encuentro con momentos inesperados.

Noche de recuerdos: Haz que papá, reviva su mejor época haciéndole recordar sus años mozos. Consigue su música favorita, el vestuario y alguna imagen o artículo simbólico de esos años, que les servirán para decoración. La cena, podría estar compuesta de algún platillo que hace mucho tiempo que no pruebe: un plato típico, dulces de su pueblo, bebida casera. Pide ayuda a mamá, tíos, abuelos… que te cuenten cuáles eran sus preferencias.

Tarde de reencuentros: Reúnelo, con ese familiar o amigo que quizá por cuestión de distancia hace mucho tiempo que no ve. Valiéndose de la tecnología y de la cercanía que  facilitan las redes sociales, contacten algún ser querido de tu padre que sepan que él quisiera volver a ver. Si no le es posible ir a visitarlos, entonces coordina con un allegado de esa persona, alguna llamada o vídeo llamada a través de Skype, Hangouts de Google o alguna aplicación de teléfonos celulares.

BBQ  en familia: Júntense todos en casa para regalarle a papá, una deliciosa degustación de carnes a la parrilla,  acompañada con su cerveza favorita o un delicioso ¨vinito¨. Anima el ambiente, con música que puedan bailar o corear entre todos.  Y mientras se preparan para comer, diviértanse con unas ¨manos de dominó¨.

Cena elegante: Tratalo como el rey que es e invitalo a una cena, en un lindo restaurante de la ciudad. Pídele que se ponga “buen mozo” y sorprendelo llevándolo a un lugar que no conozca. Puedes escoger, un restaurante de comida criolla o internacional, asequible a tu presupuesto.

Recuérdale su niñez: Hazlo sentir como un niño, dándole un divertido paseo por la ciudad: cine, playa, parques, centros comerciales, Zona Colonial… escoge un lugar, donde el disfrute de una linda experiencia.

Cualquier opción que elijas, procura hacerle sentir el amor que sientes por él y lo feliz que eres, estando a su lado. ¡Disfruten un feliz y maravilloso mes del Padre! 

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ecumple