Cumpleaños a la velocidad de un rayo

Brum, brum. Es hora de encender los motores. El carro más veloz viene a toda marcha desde Radiator Springs a hacer una parada muy especial, así es, Rayo McQueen está aquí con una misión única: ¡Hacer que el cumple de tu pequeño sea inolvidable!

Todo conductor necesita su licencia de tránsito, por lo que una idea genial sería hacer invitaciones con cartulina en forma de carnet de conducir. Tu hijo se sentirá piloto de Fórmula Uno. También podrías utilizar cartulina roja y recortarla en forma de Rayo McQueen (guíate de una imagen que muestre una vista lateral del auto), para darle más realismo coloca algunos detalles en relieve utilizando cartulinas o papel de construcción: las gomas, sus ojos, su inconfundible rayo amarillo y su número 95. Acompaña tus invitaciones con un mensaje que diga “Acelera y corre a la fiesta de (nombre de tu hijo)”.

Para la decoración, trata de recrear una mini ciudad. Coloca algunos trozos de cartulina negra para simular el asfalto, y claro, que no falten las rayas blancas. Puedes indicarle a tus invitados el camino a seguir utilizando conos reflectivos que marquen las orillas. No te compliques, si no aparecen los plásticos color naranja, hazlos tú misma enrollando un pliego de cartulina mamey. Coloca banderas de carrera (de cuadritos blancos y negros) y globos rojos, negros, blancos y amarillos.

Puedes también dividir el espacio en base a los lugares donde se desarrolla la película. Así l@s niñ@s pueden jugar en el Taller de Ramón, conocer las partes de un carro en la Casa della Tires o comer algo rico en el Café V8 de Flo.

Hablando de comida, tus invitados se deleitarán con todo tipo de comida “racing”. Orienta tus comidas al tema de carreras, así en vez de simples hamburguitos, dile a los niñ@s que son hamburguesas veloces. Unas donas cubiertas de chocolate son donas con un escape de aceite. Puedes brindar también albondiguitas (gomas), mantecaditos en forma de rayo, galletas de semáforo (con M&M’s rojos, amarillos y verdes) o puedes también convertir unos cubos de jamón y queso en cubos Nascar al servirlos con palillos a los que les has pegado pequeñas banderitas en las puntas. Para beber, gasolina (jugo de naranja) y coolant (limonada), siempre haciéndole la salvedad a los peques que son jugos y no combustibles reales. Coloca dulces en una fundita transparente y estas a la vez en la cama de un camión plástico, será la fundita más original y l@s niñ@s se llevan a casa un excelente souvenir.

El bizcocho también será racing. Los laterales del pastel van decorados con suspiro blanco y negro simulando las banderas de carrera. El tope será una carretera donde veremos a Rayo McQueen acompañado de sus amigos Sally, Doc Hudson y Mater. 

Un motivo tan enérgico precisa de actividades que suban la adrenalina de los invitados. Pueden realizar una carrera de obstáculos siguiendo señales de tránsito hechas con cartulina; encontrar partes escondidas para completar la figura de Rayo McQueen; un juego de memoria donde gana el equipo que recuerde más partes de un carro de una lista leída previamente; el juego del semáforo: cuando está verde los niños bailan; cuando se dice rojo, se paralizan o al final, nada mejor que un columpio de goma para disfrutar al aire libre. Sea cual sea la opción, los niñ@s no olvidarán este viaje por la Ruta 66 a 200 Kph.

Comentarios a Cumpleaños a la velocidad de un rayo

  • hola ustedes venden todos los adornos decorativos para una fiesta temática la película de cars, platos vasos manteles y demas

    claudia 12 julio, 2016 4:16 pm Responder

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ecumple