Nemo y su fiesta submarina

Afortunadamente vivimos en un país con un clima maravilloso y cualquier estación siempre se presta para celebrar cumples al aire libre, tomar unos rayitos de sol y embarcarnos en una aventura submarina en búsqueda del pececito más adorable: ¡Nemo!

El escenario ideal para celebrar un cumple de Nemo es alrededor de  una piscina. Si no tienes acceso a una, un parque o un patio espacioso también son geniales. Tu niñ@ quedará encantad@ con este personaje.

Para las invitaciones, puedes comprar cartulina azul que simule el fondo del mar y recortarla en pequeños rectángulos. Puedes adornarla con stickers de Nemo y sus inseparables amigos. Otra idea es comprar cartulina naranja y recortarla en forma de pez. Una forma divertida de entregarlas es descartando el tradicional sobre e introducirlas en bolsitas plásticas rellenas de arena y caracoles, eso le dará un toque realmente marino.

¡Olvídate de las funditas! En un cumple de Nemo es más divertido entregar pequeños cubos de arena rellenos de dulces. Puedes decorarlos con estrellas, algas marinas, el nombre de cada invitado y por supuesto, el gracioso Nemo y la despistada Dory. Un pequeño frasco de burbujas dará el toque ideal para que l@s niñ@s se sientan bajo el agua.

Para el bizcocho, te sugerimos hacer un montaje con cupcakes, algunos pueden tener suspiro azul y otros suspiro naranja para así crear la forma del pez. Puedes colocarlo en una mesa con un mantel azul y aún mucho mejor  si haces un centro de mesa con una pecera real.

La temática de Nemo es tan divertida que se presta a un montón de juegos. Puedes hacer una versión de “ponerle el rabo al burro”, lo único que en esta ocasión sería ponerle la cola a Nemo.

L@s niñ@s también podrán hacer su propio Nemo o Dory, para ello necesitan un plato de foam, pintura y pegamento. Con la ayuda de un adulto, cortan triángulos que utilizarán como aletas y las pegarán al plato; después de secar ya está listo para ser pintado.

Otro juego divertido es “Sálvate de las medusas”. Con papel crepé puedes decorar cuatro aros (hula hula) para simular los tentáculos de las medusas. Los niños deben cruzar el camino sin tocar los aros colocados en el piso. El que “se deje picar” debe empezar el camino de nuevo. Dependiendo de la edad y tamaño de l@s niñ@s puedes poner los aros más cerca o menos cerca uno de otro.

Después de tanta acción, los pequeños estarán hambrientos. Un ponche con trocitos de frutas naturales será riquísimo acompañado de un Pulpo-Dog: Una salchicha de hotdog que a partir de la mitad se corta en tiras sin que se despegue de la parte superior, colocando las tiritas abiertas simulando los tentáculos del pulpo.

Como ves, si eliges a Nemo para la próxima celebración  de tu pequeñ@, ya tienes diversión garantizada. Feliz chapuzón y que no te encuentres en el camino al temido tiburón Bruce.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ecumple