El primer año: ¿Celebración o reunión familiar?

¡El primer año! Celebración tan esperada, grandioso momento que marca un hito en la vida del bebé: Su primera fiesta significativa. Y es que después de doce largos meses de trabajo arduo, de cambiar pañales, trasnochadas, fregar biberones, limpiar tollos de compotas y papillas; hay que celebrar los progresos de tu bebé, ¿o no? Es que al final, ¿es el 1er año una celebración que disfrutan más los adultos y demás invitados que tu hij@, siendo el protagonista? Así que parafraseando a Shakespeare, todo se resume en ¿celebrar o no celebrar? He ahí la cuestión. 

Son muchos los padres que se han planteado esta interrogante. Los que están a favor aseguran que es un momento único y como tal hay que festejarlo, aunque el bebé no comprenda bien lo que sucede a su alrededor.  Los que se manifiestan en contra, se justifican afirmando que organizar una fiesta conlleva un gasto de tiempo y dinero que solo será para el disfrute de los demás y que de nada sirve si el homenajeado no puede participar al 100% e integrase con sus invitados.

Si te encuentras en esta encrucijada, lo primero que debes decidir es si harías un encuentro destinado al disfrute de los adultos o de los pequeños. La fiesta de los adultos se hace generalmente cuando en la familia o comunidad (vecinos o amigos) no hay muchos bebés  y resulta más factible para los padres hacer una cena o reunión familiar que incluya la entrega de regalos al festejado.

Si te animas a hacer una fiesta para el disfrute de los peques, debes tomar en cuenta algunas indicaciones para que sea del pleno disfrute de todos los asistentes, incluyendo a tu hij@:

Invita personas con las que el bebé está familiarizado: Los niñ@s no comprenden el alboroto de la fiesta y se asustan al ver mucha gente, especialmente si es gente que no conocen. Invita niñ@s de edades similares a la de tu hij@ para que tengan los mismos intereses.

Procura que el bebé tome una siesta antes de la fiesta y para no cansarlo mucho, trata que la fiesta  no dure más de cuatro horas. Elige un motivo apropiado a la edad y personalidad del pequeño. Entre ellos sobresalen: Baby Mickey, Pocoyo, Elmo y Winnie the Pooh.

Evita personajes disfrazados o payasos. Si decides contratarlos, nunca le acerques al bebé bruscamente, debes hacerlo poco a poco hasta que el niño acepte el estímulo y comprenda que no tiene razón para asustarse. Tienes que dejar que tu bebé sea él mismo, así que tampoco lo obligues a usar un disfraz o sombrero si no se siente cómodo. Se la pasará llorando y no queremos que arruine las fotos y videos. Hay que perpetuar los bellos momentos.

Recuerda servir comida apropiada para la edad (gelatina, galletas dulces y saladas, sanduichitos) y que los juegos vayan también dentro de la temática del primer año.  Un show de títeres será genial. Bien podrías preparar una caja en la cual cada invitado deposita una nota con todos los buenos deseos de su parte para el festejado y se los lees cuando esté mayor.

Anímate a celebrar el primer año de tu pequeñ@, tu bebé aprenderá a divertirse siendo por primera vez el verdadero centro de atención y para ti será una recompensa por el buen trabajo que vienes desempeñando como madre. No dejes escapar ese momento único e irrepetible.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ecumple