Fiesta extraterrestre junto a Ben 10

Un día de verano, mientras se encontraba de campamento, el pequeño Ben Tennyson  encuentra un artefacto en el suelo con forma de reloj. Este raro dispositivo  llamado “Omnitrix” se incrusta en su muñeca y le permite mezclar su ADN con el de curiosos alienígenas.  Esta es la historia que da inicio a las aventuras de Ben 10 y con razón tu niño te pide a gritos que para su próxima fiesta de cumple ese sea el motivo elegido, ya que combina la lucha entre el bien y el mal, aventura, ficción y unos monstruos con poderes descomunales.

Gracias al Omnitrix, Ben tiene la habilidad de transformarse inicialmente en diez alienígenas: Cuatro brazos, Fuego, XLR8, Insectoide, Ultra T, Diamante, Materia gris, Acuático, Bestia y Fantasmático.

Para las invitaciones, ponte de acuerdo con tu niño sobre cuál de estas transformaciones es su favorita e imprímesela utilizando un fondo negro, verde o amarillo, los colores de Ben 10. Llena todo el lugar con globos en estas mismas tonalidades, serpentinas y guirnaldas.  

Prepara funditas con la imagen de Ben 10 y rellénalas de dulces, tatuajes temporales de los personajes, calcomanías y toda clase de objetos que brillen en la oscuridad (pulseras, collares e incluso las estrellitas que se pegan en los techos  que a l@s niñ@s les encantan).

Ben, niño al fin, disfruta una buena hamburguesa y una bolsa de palomitas cuando ve la televisión acompañada de una deliciosa malteada. Puedes ofrecer  este mismo menú, pero si quieres darle el toque extraterrestre entonces te sugerimos que la malteada sea de helado pistacho. Todo alimento verde será muy útil, además de vegetales, podrías servir gelatina de limón o una rica baba de insecto (maicena con colorante verde), ambas cubiertas de gomitas en forma de gusanitos, ya que gracias a las exigencias de su abuelo, Ben aprendió a comer este tipo de exquisiteces.

Las bebidas las puedes servir en tubos de ensayo plásticos, para que l@s niñ@s simulen estar en los laboratorios de los plomeros extrayendo muestras de alguna criatura de otro planeta.

Como la historia de Ben gira en torno al Omnitrix, lo ideal sería otorgar uno a cada invitado. Si el presupuesto no alcanza, puedes comprar relojes plásticos normales y que cada niño utilizando stickers, papel y marcadores haga su propia versión.  También pueden hacer máscaras de aliens o pintarse la carita con pintura no tóxica. Se entretendrán identificando  los diferentes personajes de la serie animada con los poderes especiales que cada uno posee.

Para el bizcocho puedes comprar figuritas de Ben y colocarlas encima, o crear una torre de cupcakes cubiertos de suspiro verde, amarillo y negro.

No le prives la oportunidad a tu pequeño de ser alienígena por un día, deja que mezcle su ADN con suspiro y confeti y que sus amiguitos y familiares comportan con él en ese día tan especial. Eso sí, estén todos alerta no vaya a ser que el malvado Vilgax aparezca y quiera  robarse al preciado Omnitrix.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ecumple