Te invitamos a un pitufi-divertido cumpleaños

Desde hace muchos años, en una aldea escondida viven unos seres bondadosos que tararean una melodía muy contagiosa, “La la lala la la, la la la lala”. Son de un peculiar color azul y siempre deben estar alerta ante el malvado Gargamel que quiere atraparlos “aunque sea lo último que haga”. Estas maravillosas criaturitas son “Los Pitufos”. Tú tuviste la oportunidad de disfrutarlos en tu infancia y ahora gracias al lanzamiento de la película, nuestros peques también descubren su gracia.

Invitación

Elige tus pitufos favoritos y haz un montaje. Lo importante es que tenga un mensaje “pitufidivertido”: Te invito a mi pitufiesta y la pasaremos pitufigenial. Ven a mi aldea mágica el día (fecha  y hora del cumple) y prepárate a descubrir un mundo en azul.

Decoración

Transforma el espacio en un gran bosque con flores, mariposas y el verdor de la yerba. Coloca un gran letrero en la entrada que diga “Bienvenidos a mi champiñón”, ya que los Pitufos viven en pequeños hongos. Llena frascos transparentes con caramelos de color azul y con tela blanca, haz gorritos ajustados a las tapas de los frascos. Serán unos lindos “pituficentros de mesa”. Completa la decoración con globos azules, blancos y plateados.

Comida

La comida favorita de los Pitufos son las bayas… ¿o deberíamos decir las “Pitufresas”? Coloca una gran variedad (fresas, frambuesas, cerezas y arándanos) junto a diversos tipos de cereales. Deja que los niños creen sus propias copas, combinado las frutas y los cereales con yogurt o crema batida. Otra opción sería servir gelatina azul coronada con crema batida y una cereza en el centro.  Como los pitufos miden “3 manzanas de alto” y la película se desarrolla en Nueva York, la Gran Manzana, podrías también completar el menú con estas frutas.

Puedes brindar “Gargamellows” en honor a Gargamel, que no son más que trozos de marshmallow cubiertos en sabroso chocolate, o darle rienda suelta a la imaginación y crear honguitos de marshmallow y fondant o Cakepops azules con las cabezitas de los Pitufos. Para beber, prepara una bebida azul con polvos instantáneos de sabor a mora y bautízala como “El elixir de Papá Pitufo”; a los niños les encantará.

Para el bizcocho, lo ideal sería construir una pequeña aldea con todos los pitufos, pero si no se puede, tienes la opción de hacer un bizcocho en forma de hongo y colocarle algunos pitufos de plástico; sino, puedes ordenar cupcakes de mora con las caras de los personajes como toppings.

Actividades

Un juego de roles será divertido. Cada niño sacará una tarjeta con un pitufo específico: Gruñón, Vanidoso, Goloso, Filósofo, Tontín, Fortachón, Bromista, Papá Pitufo o Pitufina y harán escenas teatrales representando a sus personajes.

Con masilla azul, cada niño puede darle forma a su pitufo favorito. Los adultos pueden ayudarlos a agregar detalles como ojos, boca, gorros o botas; pero, el juego más divertido será el de escapar de Gargamel. Este juego es una especie de escondite, en el cual los niños tomarán turnos para ser Gargamel y atrapar a los demás. Los niños que sean atrapados irán al calabozo (un rincón) custodiado por el gato Azrael.

No sería una fiesta de los Pitufos sin las “sorpresitas” de Bromista. Como souvenirs, entrega cajitas amarillas con lazos rojos y que dentro contengan un gorro blanco al estilo pitufo. Un niño será el más agraciado porque tendrá la dicha de encontrar el gorro rojo de Papá Pitufo.

Este será un cumple “pitufinolvidable” en el cual habrá muchos “pitufiabrazos”, “pitufisonrisas” y “pitufiniños” correteando contentos y disfrutándolo al máximo.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ecumple