Celebrando el Día de Acción de Gracias

El Día de Acción de Gracias o “Thanksgiving”, como es más conocido, es una celebración que se realiza en Estados Unidos y Canadá en la que se reúnen la familia y amigos para dar gracias, pero ¿de dónde viene?

Sus orígenes nos unen más de lo que pensamos, pues, aunque pudiera afirmarse que Thanksgiving nace desde la primera vez que alguien manifestó gratitud hacia algo o alguien, lo registrado en la historia afirma que viene de costumbres europeas y aborígenes, que siguen vivas en la actualidad.

Unos realizaban el Día de Acción de Gracias en agradecimiento por llegar con vida luego de una expedición en el mar, mientras que otros lo hacían en agradecimiento por las cosechas que se habían conseguido a lo largo del año.

El Día de Acción de Gracias, celebrado en Estados Unidos el cuarto jueves de noviembre y en Canadá el segundo lunes de octubre, tiene el momento cumbre durante la cena con una mesa repleta de un banquete en el que el protagonista es pavo al horno o asado, algo muy similar a la mesa dominicana en Noche Buena, además de estar acompañado en la mesa del tradicional de puré de papas y un pastel de calabaza o de nueces.

Antes de iniciar la cena, todos los presentes hacen una pequeña oración con la cual dan gracias por todos los éxitos alcanzados durante el año o la vida en general.

Luego de haber cenado y compartido con los presentes, en Estados Unidos, muchas personas van a las plazas comerciales o tiendas aledañas inclusive de madrugada para esperar el inicio del Black Friday, actividad realizada tradicionalmente luego de Thanksgiving en la que las tiendas ponen sus mercancías en ofertas, especiales y descuentos por motivo del inicio de las compras navideñas.

Algunas personas critican la celebración de Thanksgiving, como la de Halloween, en países que no sean Canadá o Estados Unidos argumentando que es una costumbre exclusivamente de esos países y que celebrarla fuera de allí es copiarla, pero la verdad es que, con cena, sin cena, con pavo, pastel o sin ellos, nunca está de más ser agradecidos, dar gracias y mucho mejor si es con las personas especiales de la vida.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ecumple