¡Cuidado con las combinaciones!

Por Gamal Abel Nin

Siempre que tenemos ese encuentro de amigos en casa para celebrar a full, nos viene a la cabeza una gran picadera, un BBQ, una cena mexicana, y ¡claro que sí! “the usual suspects” locales, el típico sancocho de 7 carnes que hace que te sirvas como 3 veces antes de que te des cuenta que habías dicho “nada más lo voy a probar” y el inconfundible chivo picante que a algunos hace soltar tenedor y cuchillo.

Cada uno de estos platos tiene su propia carga de condimentos que lo hace especial y debemos ser conscientes del papel que juega la bebida al momento de acompañarlos. 

Por ejemplo, el vino siempre tiene que predominar en aroma y sabor de boca al de los ingredientes del plato, pero nunca llegar a anularlos.  A la inversa, los componentes de un plato no deben anular la presencia ni en nariz ni en boca de un vino, por lo que ninguno de los dos debe sobrepasar los sabores del otro, tampoco debe salir un tercer sabor desagradable.  Acompañe un plato preparado con pimiento de un vino que tenga notas de pimiento.

En otros casos, podemos contrapesar la consistencia del plato. Esto puede ocurrir con las comidas picantes, que producen en la boca cierto “agobio” que no admite fácilmente cualquier bebida alcohólica, por lo que siempre se recomienda una buena “fría” que alivie esa sensación.

Recuerda que la clave para el acompañamiento adecuado está en los sabores predominantes y la consistencia, tanto de la comida como de la bebida.

¡Ten en cuenta estos consejos y prepárate a disfrutar y a celebrar en grande!

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ecumple