Todos queremos ser DJ

por @Alf MicStar

Todos queremos ser disc jockeys, definitivamente todos en alguna oportunidad hemos colocado música para que otros la bailen y la disfruten. En estos días ser DJ es mucho más que tocar un disco. Y a el DJ también es considerado como un artista, géneros como el house, trance, mínima y muchos otros han salido de la mente maestra y los platos de un buen DJ consolidando todo un género y estilo musical. Pero quizás nuestras aspiraciones disjoquisticas no han sido tan ambiciosas como para querer ser como Tiesto, simplemente nos hemos acostumbrado a seleccionar la música en un cumpleaños familiar, en un viaje en carro, o en una juntadera cualquiera, hemos sido disck jockeys de ocasión y por alguna razón nos encanta serlo, posiblemente porque nos otorga poder, quien pone la música marca la pauta en la juntadera.

Solo música que él entiende

Ser DJ de fiestas no es fácil, debes satisfacer ¡a todos! hay gente que quiere bailar la nueva de Omega, otros, más clásicos, un merengue del Marimba o de Juan Luis Guerra. Los bachateros son locos con Anthony Santos que también es mayimbe y claro como no olvidar al muy atrevido y desinhibido reggaetón, el bastante bailado dembow y algo que anda por ahí llamado dance hall que también es bastante pegajoso. El DJ a veces comete sus errores Colocando música que solo él conoce y entiende, muchas veces no se pone al nivel de la audiencia y combina canciones que no generan una reacción positiva entre los asistentes, recuerdo una vez a un DJ de fiesta amigo mío que cada vez que ponía música nueva ere él y solo el único que sabía su letra y melodía en la pista solo se veía el vacío, quizás dos grillitos le hacían el coro.

Es difícil complacer a todos

Me cansaba ir donde un DJ en cualquier fiesta a pedirle una canción, uff era más fácil esperar a que el sol se enfriara a que yo pudiera bailar ese merengue de Toño Rosario. Trate de ponerme en su situación e intentar comprenderlo. Al ser DJ te llegan enormes responsabilidades: Tienes un reguero de gente que quiere salsa, pero son tres gatos los que la bailan, cuando pones merengue, la gente se va de la pista, cuando pones reggaetón se llena pero también hay parejas que quiere otra vez merengue ya que es bien ligero y cansa menos. Pones algo de electrónica, es buena es muy movida pero no todos van a seguirle el ritmo. Están también los que te piden una canción para cantar, aquellos que se creen que cualquier lugar es un bendito Karaoke, otros con mucha insistencia te intimidan diciéndote que son familiares de la novia o del cumpleañero para que de esa forma se agilice la petición yo era de esos y ni así me pusieron mi merenguito de 440 deseado.

Baila y disfruta, olvídate del mundo

En la época de parrandas de mi tío Fausto, el, sutilmente le pasaba una papeleta de 5 pesos al DJ ?un dineral en la época? de esa forma aseguraba bailar su número favorito. La papeleta la rompía en dos y le decía al pone discos, «cuando me pongas el tema te doy la otra mitad» ya no podemos hacerlo de esa forma, pero hay mucha gente que le pasa un cariñito al Music Máster para que le complazca su disco, bienvenido al lucrativo mundo de la payola. Ser DJ es una profesión casi sicológica, no es simplemente poner las canciones de moda junto a otros palos musicales del pasado, hay que tener conciencia de lo que se pone y en el momento en que se pone. La próxima vez que vayas a una fiesta o discoteca y quieras ahorcar al DJ con sus propios cables. Recuerda que es un ser humano, no una vellonera, baila todo lo que él te ponga, ¡total Vas a disfrutar, no a seguirte estresando!

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ecumple