Cumpleaños "Sirenita" de Nashla
Las bodas más costosas de los famosos
Los regalos más famosos de las celebridades
Party al estilo One Direction
Cumpleaños feliz con Angry Birds

Enséñalos a comportarse en las fiestas de cumpleaños

La educación empieza en el hogar. ¿Quién no ha escuchado esta frase y en más de una ocasión? ¡Y con razón! Como padres tenemos la responsabilidad de ser ejemplo para nuestros pequeños, imponer normas y respeto, pero también hacerlos sentir seguros y llenos de amor.

Un niño obediente y bien portado es siempre recibido con agrado, por eso, hoy te brindamos algunos consejos de urbanidad para que con tu ayuda, tu hij@ aprenda a desarrollar sus habilidades sociales y a comportarse adecuadamente en público.

 
 

Al llegar a una fiesta de cumpleaños, lo primero que debemos hacer es saludar. Nunca deje que su hij@ corra directo al área de juegos sin ser antes visto por los anfitriones y el homenajeado. Es normal que en este tipo de reuniones tanto tú como tu peque conozcan nuevas personas, al ser presentados, frases como ¡encantad@! y ¡mucho gusto! dejarán una impresión positiva entre los presentes.

La puntualidad es vital. Enseñemos a nuestros niños a respetar el tiempo ajeno. El organizador de la fiesta no se merece el desaire de que sus invitados lleguen tarde, y de hacerlo, estarías privando a tu peque de disfrutar la fiesta al máximo.

Aunque no nos lo pidan, llevar un regalito es un detalle generoso que no disgustará en lo absoluto al cumpleañero. Los regalos se entregan siempre al llegar, nunca al momento de despedirnos.

Sabemos que en los cumpleaños se salta, se baila, se come y se disfruta. Procura que la ropa de tu niño sea cómoda para que pueda disfrutar de todas las actividades, pero nunca deben llegar desarreglados, sucios o despeinados.

Es importante educar a nuestros hijos para una convivencia sana. El compartir los juguetes con los demás invitados es un buen ejercicio. Debemos enseñarles a cuidar los objetos y a ordenarlos al terminar de jugar.

Es de mal gusto levantar la voz y hacer gestos ostentosos; ni hablar de pelearse con los demás niños, pegarles o morderlos. ¡No permitas que tu hijo sea el que exhiba ese comportamiento tan desagradable!

A la hora de comer, si hay un buffet, explícale a tu hij@ que es normal que se forme una fila pero que manteniendo el orden, rápidamente serán atendidos. No deben desesperarse.  Al terminar el banquete, vayan juntos al zafacón más cercano y depositen ahí los desechos.

A menos que se lo ofrezcan, nunca pida comida para llevar ni tampoco se le ocurra apropiarse de un centro de mesa, por más que a su hijo le haya gustado. Si el anfitrión se lo obsequia, ¡pues adelante!

Antes de marcharse, den las gracias por las atenciones brindadas. De camino a casa, pregúntale a tu hij@ qué fue lo que más le gustó de la fiesta y házselo saber a los organizadores del cumple, ya sea con una tarjeta de agradecimiento o con una llamada telefónica.

Es normal que los niños no comprendan las normas estrictas que rigen el mundo de los adultos, pero bajo tu tutela y sobretodo imitando el buen comportamiento que de ti aprenden, llegarán a ser los invitados ideales que todos querrán tener en sus fiestas de cumple.

Google+