Cerveza, la elección perfecta

por Gamal Abel Nin

La cerveza ha acompañado al hombre casi desde el principio de la civilización. Los primeros registros de producción de cerveza se originaron en Mesopotamia y Babilonia, aproximadamente en el 4,000 a. C. Estas cervezas eran fermentadas de cereales mezclados que se utilizaban para quitar la sed, como salario para los trabajadores y como ofrenda a los dioses. Tan importante era su calidad, que la ley establecía que el productor que hiciera cerveza de mala calidad sería ahogado en su propia bebida!

Bueno… hemos superado esos tiempos y ahora nos enfocaremos en divertirnos y pasarla bien combinando comidas y cervezas.

Esta bebida de vieja tradición y amplia variedad, se ha ganado su lugar en la gastronomía convirtiéndose en algo más que un agradable refrigerio. Se puede comprobar que, en aquellos platos donde el vino falla, la cerveza nos puede dar una grata sorpresa.
 
Por las diferentes marcas disponibles en el mercado local, podemos encontrar los siguientes tipos: lager pilsen y negra (stout), para los cuales te damos algunas ideas para combinarlas con comidas:

Cerveza Lager Pilsen: Si pensamos en degustar bacalao o anchoas con vinos, debemos reconocer que con toda seguridad estropearemos cualquier tipo de vino, sin embargo, la cerveza acompaña a la perfección esta combinación.

Cerveza Negra (Stout): El sabor a café de la cerveza negra se casa a la perfección con el dulzor amargo de unas deliciosas trufas de chocolate amargo.

Es difícil encontrar bebidas alcohólicas que aguanten la agresión del ajo y el pimentón; sin embargo, la cerveza se destaca precisamente por ser buena compañera de este tipo de platos.  Definitivamente la cerveza es la elección perfecta para acompañar el chorizo, por ejemplo, y toda la charcutería.

La cocina oriental encuentra en la cerveza un maridaje perfecto, debido a las salsas usadas en sus platos (sushi, sashimi), en los que abunda la soya y el wasabi. También las mostazas y ketchup combinan bien con las cervezas por la fuerza de los sabores de estos ingredientes.

ecumple recomienda:
Tome la cerveza en dos sorbos, uno primero para humedecer la boca y otro posterior para paladear despacio sus características. El recipiente nunca debe estar congelado ya que no favorece la espuma ni su apreciación visual. La temperatura adecuada para beber una cerveza varía de un tipo a otro, si bien una cerveza rubia o lager, por ejemplo, debe consumirse a 5ºC, el frío excesivo apaga el sabor de las cervezas oscuras, como las negras, siendo la temperatura ideal de servicio de 11ºC.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ecumple